Para que puedas centrarte en tu recuperación desde que se confirma el diagnóstico

Para poder afrontar con toda la tranquilidad posible el proceso de enfermedad y de curación, disponiendo de un capital desde el primer momento: desde que se confirma el diagnóstico

Para que si sufres una de estas enfermedades, que como vemos son cada vez más frecuentes, tengas algo más que la expectativa de cobrar –tú o tus herederos- un capital en caso de que te quedes inválido o te mueras: para que puedas centrarte en tu recuperación.

¿SEGUROS DEL DIAGNÓSTICO Y DE ENFERMEDADES GRAVES?

La inmensa mayoría de los seguros de vida cubren los riesgos de:

 

Fallecimiento

 

Invalidez absoluta

Esto significa que si un cáncer, un infarto o un ictus no te matan o te dejan inválido… tu seguro de vida no podrá ayudarte: no cobrarás un euro.

Sin embargo, a pesar de las cifras de fallecimientos, cada vez es más frecuente que suframos un cáncer, infarto o ictus y lo superemos, incluso sin secuelas o con secuelas que no suponen una invalidez absoluta.

Y todos sabemos que superar una de estas enfermedades no es tarea fácil ni para el enfermo ni para su entorno: supone sacrificio, dolor y tiempo de dedicación tanto a la curación como a la posterior recuperación… un tiempo que cuesta dinero y posición (en los estudios, en la empresa, en el entorno).

Con los seguros de diagnóstico y de enfermedades graves dispondrás de un capital desde el momento del diagnóstico. Un dinero que tú destinarás a tu mayor conveniencia y en función de tus circunstancias. Porque vas a necesitar ayuda y apoyo desde el primer momento, con este seguro podrás centrarte en tu recuperación con la tranquilidad de que la parte económica la tienes resuelta.


NO PIERDAS TIEMPO ASEGURA TU FUTURO Y EL DE LOS TUYOS

Adquiere un Plan Personalizado